Historia
un pasado
esplendoroso

Cabanes, situado en la Plana Alta, se encuentra a 25 km de Castelló. Sus 132 km² lo convierten en uno de los términos municipales más grandes de la provincia y le otorgan una variada orografía, que va desde paisajes montañosos hasta una de las pocas zonas costeras vírgenes del Mediterráneo. Actualmente tiene unos 3.000 habitantes, distribuidos en varios núcleos de población: en el municipio de Cabanes en la parte más interior y en la Ribera de Cabanes, dónde encontramos diversos núcleos poblacionales que se extienden hasta la zona costera.

Historia
un pasado
esplendoroso

Cabanes, situado en la Plana Alta, se encuentra a 25 km de Castelló. Sus 132 km² lo convierten en uno de los términos municipales más grandes de la provincia y le otorgan una variada orografía, que va desde paisajes montañosos hasta una de las pocas zonas costeras vírgenes del Mediterráneo. 

Actualmente tiene unos 3.000 habitantes, distribuidos en varios núcleos de población: en el municipio de Cabanes en la parte más interior y en la Ribera de Cabanes, dónde encontramos diversos núcleos poblacionales que se extienden hasta la zona costera.

Del mortórum
al arco romano

Los signos de civilización que se encuentran en Cabanes se remontan a la época íbera. Muestra de ello es el poblado íbero que se encuentra en el monte que lleva de nombre Mortórum. Este poblado está datado entre los siglos VII y I antes de nuestra era. También frente a la costa de Torre de la Sal, se puede ver un poblado que actualmente está sumergido en el mar.

DEL MEDIEVO HASTA LA ACTUALIDAD

La villa de Cabanes nace en 1243 como una alquería que dependía de Miravet. La pujanza de Cabanes y la despoblación de Miravet hizo que en 1575 se anexionaron los términos de Albalat, Sufera y Miravet, de aquí los tres castillos que componen el escudo del municipio. En su inicio, Cabanes lo constituían unas pocas calles, pero el crecimiento de la villa obligó a la reestructuración de sus murallas, y así experimentó a lo largo de los siglos diferentes modificaciones y ampliaciones de esta. 

Cómo todo núcleo amurallado, presentaba portales por los cuales entrar y salir pero también para proporcionar un punto de control del acceso. Destacan los del Mar, Sant Mateu, San Vicente, Sant Antoni y del Sitjar, de los cuales solo perdura el último. El recinto amurallado se conservó hasta el año 1857, pero hoy todavía se pueden apreciar en pie dos torres del recinto amurallado a extramuros.

Cabanes tierra de
civilizaciones